El tossal es una familia, una ilusión y una realidad.

Es aprender, descubrir, sentir, compartir, equivocarse, rectificar, avanzar, crecer… pero sobre todo, es esfuerzo.

Es una manera de vivir la cocina, quizás muy atrevida porque “ante la vida, paso firme”. Te apetece?